Aprueban ley que obliga a recintos públicos a contar con desfibriladores

Listo para ser promulgada como ley de la República quedó el proyecto que obliga a disponer de desfibriladores externos, automáticos y portátiles en lugares con alta concurrencia de público.

La normativa incluye a recintos como centros comerciales, terminales de buses o ferroviarios, metros, estadios, puertos, aeropuertos, recintos deportivos, establecimientos educacionales, casinos de juegos, hoteles, centros de eventos, ferias, centros de atención de salud, cines y teatros.

La ubicación de estos desfibriladores deberá estar debidamente señalizada y su acceso deberá ser expedito y libre de obstáculos para su uso cuando sea requerido.

Está comprobado que con la presencia de un desfibrilador, en el 70% de los casos es posible recuperar a una persona de un infarto cardíaco.

El senador Francisco Chahuán (RN), explicó que «se trata de un proyecto de ley que presentamos en el 2013 por una situación personal: mi padre falleció de un infarto cardiovascular. En un primer momento, un desfibrilador le permitió recuperarse y luego, en un nuevo infarto, la ausencia de un desfibrilador terminó con su vida».

El proyecto define que un reglamento, el cual deberá ser dictado dentro de los seis meses siguientes a la fecha de entrada en vigencia de esta ley, establecerá las características de los equipos y deberá contemplar las normas respecto de la ubicación, gabinetes y otros elementos que aseguren el rápido y público acceso de estos instrumentos, además de las orientaciones para el uso de estos dispositivos.