A juicio de Diputado Berger, Incendios Forestales, “ese 1% devasta medio Chile”

La falta de capacidad de reacción adecuada para atacar el 1% de los incendios forestales que generan el mayor daño anual a Chile, debe ser la prioridad para reconvertir el sistema institucional de combate al fuego.

Esa es parte de las conclusiones preliminares que, al menos para mí, se desprenden de lo avanzado en la comisión investigadora de los Incendios Forestales de la Cámara Baja que está a dos sesiones de finalizar; eso, junto con la necesidad de dotar de más recursos técnicos, mejorar los sistemas de control del gasto y reforzar la fiscalización institucional.

En estos últimos cinco años hemos tenido concentradas las tres temporadas más destructivas desde la década del sesenta, con un aumento del 2.400% de superficie quemada. El tema es, entre otras cosas, que la acción se suele concentrar en la administración del daño y no en el combate efectivo propiamente, a raíz de las carencias logísticas y la cultura organizacional que ha llevado a aquello.

Los datos recabados muestran que el número de incendios se ha mantenido en cifras estables en los últimos 20 años, pero no así la superficie quemada. Por otra parte, si bien apenas el 1% de los siniestros corresponden al tipo de “Mayor Magnitud” –como este verano-, ellos por sí mismos son capaces de generar el 70% del daño total; en tanto, los incendios más recurrentes corresponden al 99% de los casos anuales pero apenas causan el 30% del daño.

Con estas cifras, es concluyente que Chile a través de sus organismos dedicados tiene una logística, una estructura organizacional, una capacidad de respuesta y en definitiva, una preparación, para ese 99% de casos que apenas impactan un 30%, pero que es claramente insuficiente para la amenaza mayor que es ese 1% capaz que devasta medio Chile.

Uno de los casos más concretos de esta debilidad que arrojó la investigación, está en la flota aérea. Y más allá de una serie de preguntas como porqué los aviones de la Onemi no estaban operativos salvo dos, sobre la disponibilidad contractual de los pilotos, por qué en tres años no se ejecutaron mantenciones habiendo recursos. Salvo todo aquello y más, lo concreto es que el país cuenta con aeronaves de descarga adecuadas para ese 99% de casos normales, pero tiene una nula y peligrosa capacidad de respuesta ante los incendios de magnitud mayor, esos que producen el mayor daño.

Bernardo Berger Fett
Diputado de la República

.

.