Destacado chef, Carlos Maye, compartió con estudiantes de gastronomía del Colegio Santa Elisa de Purulón

Carlos Maye Naguil, es un destacado chef de trayectoria nacional e internacional, que mediante su carrera ha ganado varios concursos nacionales y mundiales, siendo célebre por diseñar un vestido de caramelo para la cantante pop Lady Gaga.

Maye, nacido en la ciudad de Osorno, se formó como técnico en Cocina Internacional en Inacap Santiago, luego complementó estudios en Francia, Japón, Terra d’Escudella, escuela de cocina y pastelería de Barcelona donde continuó su especialización y tiempo más tarde, en Carving Institute de Tailandia.

Su abultado currículo y como una anécdota en su vida, ha realizado trabajos para connotados actores como Leonardo Di Caprio, Mel Gisbon y John Travolta. A su vez, ha cocinado para jefes de Estado, como el ex presidentes de los Estados Unidos, Barack Obama, en una conferencia del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec).

Los jóvenes y señoritas del Colegio Santa Elisa de Purulón, no imaginaron que más allá de una charla motivacional, tendrían la oportunidad de participar de una clase intensiva, y realizar un trabajo de varias horas, en las cocinas del establecimiento, para finalmente realizar una exposición interactiva con el resto de sus compañeros.

La actividad se desarrolló en las dependencias del colegio Santa Elisa de Purulón, y los participantes mostraron bastante interés en las distintas técnicas demostradas por el profesional, permitiéndoles interactuar en el proceso de preparación de los dulces, adornos y alimentos en general, cuyo ingrediente principal, fue el azúcar.

“Arte en Azúcar y Chocolate” fue el tema central del curso intensivo realizado por el Chef, Carlos Maye Naguil, con alumnas y alumnos del área gastronomía del Colegio Santa Elisa de Purulón, Comuna de Lanco.

Para la relatora de la especialidad de gastronomía del colegio perteneciente a las Hermanas Franciscanas, Beatriz Mellado, esta fue una especial oportunidad para compartir con una chef tan reconocido, “Una buena forma de incentivar a los jóvenes a continuar desarrollando sus talentos, y teniendo presente que cocinar es un arte, y no solamente una preparación de platos tradicionales”, indicó.

 

 

 

 

 

.

.