Artesanos de Los Ríos participan en Muestra Internacional de Artesanía UC

Son cuatro los representantes de la región de Los Ríos, que participa de la 44 Muestra Internacional de Artesanía UC, Violeta Artesana, en Santiago.

Se trata de los usuarios y usarías de INDAP, Enrique Lienlaf, artesano en cestería Boqui Pil Pil de la comuna de Mariquina; José Neihual, de Panguipulli, participa con tallado en Madera; Uberlinda Reiman, cestería Boqui Pil Pil y Angela Riquelme, cestería Boqui Pil Pil, ambas de la comuna de Mariquina.

El tradicional encuentro de cultura y patrimonio, que es organizado por el Programa de Artesanía de la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Chile y que se realizará entre el 1 y el 10 de diciembre, en el Parque Bustamante de Santiago, contempla la participación de un total de 120 cultores provenientes de Uruguay, Venezuela, Perú, Bolivia, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, India, México y Chile.

Esta versión estará dedicada a los 100 años del natalicio de Violeta Parra y a su labor como artesana, razón por la cual se consideró la participación de connotados invitados nacionales e internacionales que desarrollan oficios de textilería bordada, papel maché y alambre, haciendo el vínculo con la obra plástica de la artista.

Entre los expositores figuran también maestros con sellos de Artesanía Indígena y de Excelencia a la Artesanía, como Felipa Condori Zarzuri (Visviri), Irma Abrigo (Comalle), Egon Muñoz (Pucón) y Juana Maribur (Cañete); Tesoros Humanos Vivos de la Unesco, como la alfarera Elena Tito (Río Grande); representantes de la “ciudad artesanal del mundo” Rari y dos exponentes del arte yagán: Julia y Martín González (Puerto Williams).

La muestra se realiza con el apoyo de INDAP, la municipalidad de Providencia y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, y entre sus actividades complementarias cuenta con talleres de oficios, visitas guiadas para escolares y adultos mayores, conversatorios, juegos tradicionales y música en vivo.

Estos 10 días de feria son una oportunidad única para conocer el trabajo y la forma de vida de genuinos representantes de sus territorios y del patrimonio cultural, que provienen de lugares muy distantes de las grandes urbes, que realizan oficios transmitidos a través de muchas generaciones y que luchan porque su arte no desaparezca.

.

.