22 de marzo Día Mundial del Agua, celebración que busca crear conciencia de su importancia

El agua es un recurso natural compuesto por moléculas de hidrógeno y oxígeno, que es indispensable para la vida. Es un bien considerado como el oro líquido del planeta y que hace posible que todas las especies terrestres continúen creciendo y desarrollándose cada día.

El agua es considerado como un recurso limitado, todo lo contrario de lo que piensan muchas personas, evidenciando una mayor toma de conciencia para su preservación, porque si algún día llegara a escasear, traería consecuencias irreversibles para la humanidad.

El Día Mundial del Agua fue proclamado por la ONU el año 1992. Ese año se celebró en Río de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. De allí surgió la propuesta, siendo en 1993 el primer año de celebración.

Posteriormente tuvieron lugar otras menciones como el Año Internacional de Cooperación en la Esfera del Agua en el año 2013 y el Decenio «Agua para el Desarrollo Sostenible» 2018-2028. Todo esto remarca la idea de la ONU de que el agua es fundamental para el desarrollo y la paz mundial.

Así mismo, la conmemoración del Día del Agua, busca dar a conocer la problemática de los millones de personas que no tienen acceso al suministro de agua potable y las medidas urgentes que se deben tomar al respecto para hacer frente a este problema.

Este año, más que nunca, se ha puesto sobre la mesa la importancia del agua para frenar epidemias y enfermedades infecciosas. Lavarse las manos es fundamental para cortar la transmisión del COVID-19 y otras enfermedades.

En definitiva, el agua vale mucho más que el precio que se paga por ella: el agua tiene un valor muy difícil de calcular y sumamente complejo porque es indispensable para la existencia: los hogares, la salud, la economía y la cultura, así como también para la integridad de todo el entorno natural.