COANIQUEM y su Campaña preventiva para evitar quemaduras en celebraciones de fin de año

La iniciativa hace un llamado a NO comprar, No usar y NO vender fuegos artificiales, para prevenir las quemaduras durante las fiestas de fin de año.

Cada año se realiza una vigilancia epidemiológica de los casos de quemaduras por esta causa en menores de 15 años, ocurridos entre el 6 de diciembre y el 6 de enero, los que han sido notificados a COANIQUEM por 477 centros de salud públicos y privados a lo largo del país. Sin embargo, este año serán 1.200 los establecimientos invitados a participar de la vigilancia, pues se agregan por primera vez los centros de atención primaria. Esto permite identificar la cantidad de víctimas por esta causa, levantar alertas si hay aumentos y medir la evolución de este problema. COANIQUEM llama a NO USAR, NO COMPRAR Y NO VENDER fuegos artificiales de uso doméstico según lo exige la Ley 19.680 promulgada el año 2000.

La novedad para la campaña de este año, es que por primera vez se reúnen entidades relevantes de la sociedad civil para ayudar en la toma de conciencia del peligro de la pirotecnia. Es así como se sumaron a la participación del Cuerpo de Bomberos de Santiago que incorporará una vigilancia específica de incendios que puedan producirse por causa de los fuegos artificiales, la Cruz Roja Chile con un rol preponderante para realizar prevención en eventos masivos, y Rotary Club Santiago, institución con gran presencia en la comunidad para favorecer la toma de conciencia.

Todos los fuegos artificiales de uso doméstico son peligrosos y una vez encendidos no es posible controlarlos; afectan con mayor frecuencia a quienes observan y no a quienes los manipulan. Por otra parte, el Dr. Rojas enfatizó que los espectáculos pirotécnicos autorizados son una posibilidad segura de disfrutar de los fuegos artificiales sin que se hayan registrado en los últimos 18 años casos de muerte ni lesionados en ellos.

Balance campaña 2019-2020

Desde la promulgación de la Ley, los casos de quemaduras notificados a nivel nacional disminuyeron diez veces, sin embargo, en el último período de la campaña 2019 -2020 se vio un aumento del 144% respecto al año anterior, registrándose 18 casos de niños con quemaduras por fuegos artificiales, de los cuales 10 ocurrieron en la Región Metropolitana, 3 en Región de Tarapacá, 2 en Biobío, 1 en Región de Antofagasta, 1 en Atacama y 1 en Valparaíso.

“Con preocupación hemos visto en el último año un aumento en el uso ilegal de fuegos artificiales. Esta situación es tremendamente preocupante debido al alto riesgo de lesiones de quemaduras por su uso y la posibilidad de explosiones en lugares de venta y acopio. Es nuestra responsabilidad cuidar a los niños y velar porque no sufran quemaduras. Chile es un país modelo a nivel internacional, en este tema y COANIQUEM lleva 41 años preocupándose de disminuir este tipo de lesiones. Hacemos un llamado a denunciar su uso y venta a carabineros al 133”, enfatiza el Dr. Jorge Rojas Zegers, Fundador y Presidente de la Corporación de Ayuda al Niño Quemado COANIQUEM.