Diputado Berger pide “ley Corta” para apoyar continuidad de escuelas especiales

Flexibilizar la entrega de la subvención, terminar con las reliquidaciones negativas e incorporarlas a la Ley SEP, son parte de las propuestas contenidas en el proyecto de resolución presentado por el parlamentario.

Una “ley corta” para apoyar a las escuelas especiales en pandemia, que incluya entre otras medidas flexibilidad en el otorgamiento de subvención, no aplicar reliquidaciones negativas e incorporarlas a la SEP, solicitaron al Ministerio de Educación los diputados Bernardo Berger y Alejandro Santana.

La solicitud fue plasmada en un proyecto de resolución al que, junto a Berger y Santana, se sumaron también los parlamentarios Hugo Rey, Leonidas Romero y José Miguel Castro.

Producto de la pandemia, se calcula que hasta el año pasado 186 mil menores de entre 5 y 21 años abandonaron el sistema escolar, y este año más de 39 mil no se matricularon. Por otra parte, existen más de 2 mil escuelas especiales en Chile, tanto municipales como particulares subvencionadas.

“Un número importante de escuelas especiales están hoy evaluando su continuidad. La baja de la matrícula significa que reciben menos subvención, y la deserción hace que se ejecuten rápidamente las reliquidaciones negativas por este ingreso, dejando a estos establecimientos en un pie muy, muy complejo”, sostuvo Berger.

“Pero además, paradójicamente, las escuelas especiales, que atienden a población vulnerable del país, no reciben la Ley SEP, montos cuyo objetivo es precisamente beneficiar alumnos con vulnerabilidad, como los que asisten a este tipo de escuelas”.

El proyecto presentado por los parlamentarios consta de tres aspectos.

El primero, es flexibilizar la entrega de subvención solicitando una salida jurídica que evite las diferencias negativas a las escuelas especiales que han visto mermada su matrícula producto de la crisis sanitaria, y continuar dotándolos de recursos en el tenor de lo que percibían hasta antes de la pandemia.

También, que no se apliquen las reliquidaciones negativas de la subvención escolar, las que afectarían aún más la continuidad de los establecimientos.

Finalmente, que se incorpore a la Ley SEP a todas las escuelas especiales con necesidades educativas transitorias y permanentes.