Diputado Berger respaldó, con matices, proyecto que prohíbe corte de servicios básicos durante la pandemia.

Partidario de prohibir el corte del suministro de servicios básicos domiciliarios por no pago o mora, bajo circunstancias específicas y mientras dure el estado de catástrofe por la pandemia de Covid-19, se pronunció esta mañana el diputado de Renovación Nacional Bernardo Berger.

Ello, a propósito de una serie de mociones refundidas que se verán esta mañana en la sala de la Cámara de Diputados en el contexto de la alerta sanitaria, y que de prosperar precisamente impide a las empresas proveedoras de servicios básicos cortar o suspender las prestaciones y continuidad de dichos servicios en base a la existencia de mora en el pago de los usuarios finales.

Al respecto, Berger sostuvo que atendida “la situación de emergencia sanitaria sin precedentes que estamos viviendo, no podemos dilatar innecesariamente la aprobación de este proyecto de ley y debemos despacharlo urgentemente, no obstante son necesarios algunos ajustes para que este salvavidas no se transforme en abusos que terminen lesionando aún más los servicios y las tarifas finales”.

A juicio del legislador por Los Ríos, si bien el proyecto se refiere únicamente a las situaciones de pago en el marco del Covid-19, señaló que éste debiera extenderse “para toda emergencia sanitaria decretada y de estas magnitudes, dejando desde ya un precedente para el caso de futuras pandemias o catástrofes de otra índole que traigan aparejados los problemas económicos que se están viviendo”.

Eso sí, Berger indicó que aún es necesario profundizar en el texto final del proyecto –se encuentra en su primer trámite legislativo- , por cuanto no focaliza con precisión los destinatarios finales de la medida, por lo que podría prestarse a abusos si no se corrige.

“En la forma en que aparece redactado el texto del proyecto, cualquier cliente final se encontraría autorizado para negarse a cumplir con el pago de sus servicios básicos, sin que se haga distinción de ningún tipo (…). Lo más justo es que quienes puedan pagar dichas cuentas, las sigan pagando, y quienes no puedan, accedan a este tratamiento más flexible que implique reprogramar los pagos”.