En el Día de la Bibliotecaria reconocieron la labor de tres directoras de bibliotecas públicas de Los Ríos

En una ceremonia virtual, organizada por la Coordinación Regional de Bibliotecas Pública, se celebró este hito reconociendo la labor y trayectoria de Ingrid Gómez, jefa de la Biblioteca Pública de Mariquina; Perty Coronado, jefa de la Biblioteca Pública de Corral y María Angélica Medina, jefa de la Biblioteca Pública de Río Bueno.

El 10 de julio de 1969 se crea el Colegio de Bibliotecarios de Chile y con ello, se instaura la celebración nacional de la bibliotecaria y del bibliotecario. Por ello, la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Los Ríos, dependiente del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, organizó una ceremonia virtual para homenajear a jefas de bibliotecas públicas con vasta trayectoria y experiencia, la que fue transmitida por Facebook Live.

Se trató de Ingrid Gómez Lagos, jefa de la biblioteca pública de Mariquina, Perty Coronado Ortiz, jefa de la biblioteca de Corral y María Angélica Medina Vera, jefa de la biblioteca pública de Río Bueno, quienes cuentan con 28 y 35 años de trayectoria, respectivamente y que se han dedicadoa liderar estos espacios bibliotecarios en sus comunas.

La actividad, contó con la compañía de familiares, compañeras de labores, los alcaldes Rolando Mitre de Mariquina y Miguel Hernández de Corral; y el administrador municipal de Río Bueno, Jorge Olivares. También estuvo presente, la representante de la Subdirección de Bibliotecas Públicas del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Gabriela Lucero y el seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Helmuth Palma.

La autoridad regional en su intervención destacó el compromiso y cariño que las funcionarias entregan día a día en su gran labor social y cultural y que son reconocidas por la propia comunidad como agentes clave dentro de sus comunas. “Sin duda es un día muy especial para nuestro Ministerio, porque las bibliotecas públicas han jugado un rol fundamental en estos tiempos de pandemia, vinculándose con la comunidad no sólo desde el fomento de la lectura, sino también apoyando aspectos sociales. Destacamos el sello regional de las bibliotecas públicas que trabajan en colaboración y en red para fortalecer la lectura y cultura en sus territorios. Hacemos un llamado a las nuevas autoridades municipales a seguir trabajando con ese mismo espíritu porque las bibliotecas juegan un papel preponderante para el desarrollo de las personas”, mencionó Palma.

En la oportunidad, se les hizo entrega de un galvano a las funcionarias destacadas por parte de sus pares. En ese sentido, la jefa de la biblioteca pública de Valdivia, María Victoria Vicencio entregó el reconocimiento a Ingrid Gómez; Irene Soto, funcionaria de la biblioteca pública de Valdivia hizo lo mismo, compartiendo palabras de cariño hacia Perty Coronado y Doris Morales, encargada de la biblioteca pública de Lago Ranco homenajeó a María Angélica Medina.

Esta instancia virtual, que fue mediada por la Coordinadora Regional de Bibliotecas Públicas, Lucía Abello, contó con la lectura de sus biografías y con la presentación de videos con saludos de usuarias y usuarios de las bibliotecas, amigas, amigos y familiares.

Reconocidas

Perty Coronado Ortiz, nacida en Corral, cursó sus estudios en la misma comuna. Se inició como inspectora del Liceo de la comuna el año 1980 y desde 1985 dirige la biblioteca pública hasta la fecha. Ha destacado por liderar procesos de vinculación estrechos con la comunidad a través de diversos servicios como BiblioRedes, el Programa Memorias del Siglo XX y la puesta en marcha de diversos proyectos de mejora de la biblioteca pública.

“Agradezco este reconocimiento, que me enorgullece porque en esta hermosa labor, no solo somos jefa o cara más visibles, sino que realizamos desde tareas de limpieza hasta capacitarnos en diversos ámbitos para modernizarnos y así también nuestras bibliotecas. Quiero invitar a que las autoridades valoren a la biblioteca, coloquémosla en el lugar que se merece porque trabajamos con y para la comunidad”, señaló Perty.

Ingrid Gómez Lagos, proveniente de la Región de Valparaíso, realizó sus estudios en Villa Alemana y Viña del Mar, donde cursó el Técnico en Educación Parvularia. Trabajó en Junji por 11 años. Luego de trasladarse a Mariquina, la biblioteca se había quemado y la invitaron a trabajar en su reorganización en noviembre de 1992, siendo su directora hasta ahora. Ingrid además se perfeccionó, titulándose de Técnico de Nivel Superior en Biblioteca Pública y Escolar de la Universidad de la República. A lo largo de su trayectoria, ha destacado por generar actividades culturales como exposiciones y fomentar la lectura en niños y niñas a través de cuentacuentos, teatro de títeres, proyectos de cine, entre tantas otras iniciativas. Lamentablemente, la biblioteca sufrió un nuevo incendio en el año 2013, por lo que debió trasladar sus dependencias a una sala del Internado Municipal en el cual opera hasta estos días.

“Muchas gracias por el reconocimiento y por el apoyo que nos han brindado. Además agradezco la oportunidad de hacerme cargo de una biblioteca donde he podido compartir muchas vivencias, experiencias con la comunidad, cuyo contacto permanente ha sido realmente impagable. Espero que pronto vuelva a ser el espacio predilecto de las personas y sueño con una nueva y hermosa biblioteca para Mariquina”, comentó Ingrid.

María Angélica Medina Vera, nació en Río Bueno y es técnico en nivel superior en administración. Trabaja en la biblioteca hace 36 años con una evolución del espacio de manera importante: desde una sala con 500 libros ubicada en la Casa Furniel hasta hoy, que funciona en la patrimonial Casona Peters con amplios espacios para disfrutar de la lectura. María Angélica destaca por estar permanentemente perfeccionándose y participando en pasantías como la que realizó hace algunos años en México que le permitió conocer una realidad inspiradora para su trabajo, el que se ha caracterizado no sólo por propiciar espacios para el acceso a los libros y a la información, sino que también para vivenciar la cultura y las artes con actividades para personas de todas las edades.

“Realmente no me esperaba esta hermosa sorpresa. Han sido 35 años de compartir con la diversidad de personas que componen la comunidad tanto del sector urbano como rural y me siento muy feliz de aportar con mis conocimientos a esta hermosa labor que realmente me gusta. Dedico este homenaje a mis hijos y nieto, por acompañarme en tantas aventuras, y comprendiendo que me ausenté cuando hemos tenido actividades en la biblioteca en momentos importantes para la familia. Estoy muy feliz”, dijo.